booked.net
WhatsApp
En el Kempes, la copa se fue para Ecuador

El “Coliseo” del fútbol de Córdoba fue sede por segunda vez en la historia de una final
de Copa Sudamericana que, con justeza, se adjudicó Independiente del Valle.

Cobertura de Lisandro Trucco
 
 
A principios de 2021, el “Estadio Mario Alberto Kempes” fue sede también de este mismo evento, pero la pandemia aún arreciaba fuertemente a la salud mundial, por lo que se desarrolló con el estadio totalmente vacío.
Pero, esta vez, la historia fue distinta. Con la llegada de los primeros brasileños a la ciudad, a mediados de la semana que transcurrió, Córdoba comenzó a vivir la primera final a estadio único con público en la historia del país y, a medida que pasaron los días previos al partido, a esto se le sumó el arribo de hinchas del conjunto ecuatoriano y, además, dirigentes y directivos de CONMEBOL.
Así, con esta primera gran diferencia de poder recibir público de ambas parcialidades por vez primera en esta ciudad en una final internacional de equipos extranjeros, también se le sumó el desarrollo del primer “fan fest” previo a una final CONMEBOL de la historia, que fue emplazado en los alrededores del Faro del Bicentenario y donde se podían realizar múltiples actividades en un ámbito familiar.
En la previa, la ciudad fue una fiesta y el día del partido también. El día sábado, e incluso varias horas antes del encuentro, miles de hinchas y simpatizantes de las dos parcialidades junto a cordobeses entusiastas del fútbol se movilizaron al estadio Kempes para disfrutar de un encuentro de ámbito internacional que, en el país, solo se ha visto en Córdoba.
Sin embargo, la ceremonia previa al pitazo inicial fue muy sencilla; no hubo espectáculos musicales tal como se especulaba ni grandes shows pirotécnicos. Quizás, fue el pretexto a un match que no fue un despliegue de enormes proporciones futbolísticas sino, más bien, un encuentro en el que el bando que mejor realizó el trabajo, más aplicado fue y mejor planteó el partido lo terminó ganando. Ese fue el caso de Independiente del Valle. El equipo ecuatoriano se hizo fuerte desde los primeros minutos y, rápidamente, a los 13 minutos de juego marcó el primer tanto de la mano del argentino Lautaro Díaz para marcar diferencias y dominar más aún todos los pasajes del partido. Como si eso fuera poco, en el arranque del segundo tiempo, otro compatriota, el ex Newells Lorenzo Faravelli y, tras gran jugada del mencionado Díaz, marcó el segundo tanto para los representantes del pueblo ecuatoriano. Mazazo demoledor para el San Pablo que, a pesar de tener la historia, la mayor cantidad de hinchas presentes y la enorme jerarquía del plantel, nunca le pudo encontrar la vuelta al equipo que dirige el también argentino Martín Anselmi.
Y, así, la Copa Sudamericana 2022 viajó de Córdoba a Ecuador, más precisamente a la ciudad de Sangolquí, Provincia de Pichincha para los campeones que se coronaron en un espectacular presentado estadio Kempes de nuestra capital.





OTRAS NOTICIAS